LA BODA DE LOS RATONES en el Auditorio AFP Integra

cuentos orientales de antes para niños de ahora 2Este cuento fue escrito por Ana Correa y es parte del festival familiar llamado Cuentos Orientales de Antes para Niños de Ahora creado por Tirulato y La Casa de Tepsis, junto con el MALI y Ojo en la Cerradura.

Son 50min dinámicos y divertidos; los más chiquitos, con limpia mirada, son los que mejor la pasan… pero si hacemos el intento, los adultos también nos divertiremos si abrimos nuestros corazones al buen mensaje y a la grata energía destilada para nosotros por el elenco: Ana Correa, Alfredo Alarcón y Luis Sandoval.

cuentos orientales de antes para niños de ahoraAl ser una adaptación de un cuento chino la sabiduría antiquísima precede a esta presentación y, si decidimos Mirar (no sólo ver), encontraremos lo que nos quiere decir: Ser Nosotros Mismos (como se llama uno de mis blogs) porque somos como somos por alguna razón ya que el azar no existe.

La música en vivo limpia nuestras vibraciones internas -salimos tranquilos y contentos-, las interpretaciones son suficientes para entender el todo, la utilería se expresa por sí misma; la puesta parece simple pero la realización de una obra nunca lo es (siempre hay harto esfuerzo que no llega a verse en el escenario sino que se manifiesta a través de las sonrisas del público).

Es una corta temporada en buen horario (a las 4pm deberían ser todas las obras en fin de semana), con muchas ganas y buenas energías para quien quiera recibirlas por lo que llevar a los niños es positivo en todo sentido.

¿QUIERES ESTAR CONMIGO? en el Auditorio AFP Integra

QUIERES ESTAR CONMIGO en el Auditorio AFP IntegraEn un solo acto vemos una yuxtaposición de frustraciones comunes y, además, endémicas; carencia de Aceptación (Fe, Certeza) de lo que toca vivir y del individuo mismo a través de una [auto]discriminación sutil, como siempre; anhelos sin fuerza por estar estructurados sobre ideas ajenas; socialistonería destructiva; justificación de mediocridades debido a una dicotomía producto del miedo y un extenso etcétera lleno con estereotipos y prejuicios y complejos.  Me duele la cintura y el cuello y la mandíbula (bostezos) en una sucesión interminable de varias escenas intrascendentes -en muchos sentidos- que llenan 2 larguísimas horas.

¿Por qué bostecé tanto?  Porque me mostró conformismo (sendos ejemplos para no seguir) y mensajes paupérrimos que me dicen que no hay cambio, que el peruano está igual, como siempre; que todos -como país- somos una repetición de generaciones pasadas por comodidad y por ser “buena gente”, basta relacionar lo visto sobre este escenario con lo actual… ahí radica la “actualidad” de esta obra escrita hace más de un cuarto de siglo y repuesta hace casi una década.

Leyendo el programa de mano creí -en falacia- que iba a mostrarnos lo siguiente en venir (y por ello las 2 largas horas), es decir, una añadidura al guión original que, realmente, actualizara a los personajes de hace 25 años, para entender cómo están hoy porque de sus estados de vida entendemos, un poquito más, las traumatizaciones con las que viven y, por ende, entendemos qué pasó en la psique de esa generación… pero esta puesta se quedó en 1988… lo que grita que todo sigue igual debido a las torpes zonas de comodidad.  Las re-puestas teatrales están de moda en el 2014.

Esto suma una obra más, a las vistas en el MALI, sobre la época terrorista de la que pocos hablan en voz alta porque no quieren recordar (pero que tampoco olvidan por un rencor enraizado).  También, es una catarsis personal que toca a algunos de forma “positiva”: a los más traumatizados que rechazan la vida que tuvieron y siguen intentando cambiar al mundo a través de -ismos activistas en vez de cambiarse a sí mismos.

Debemos entender que si nos definimos de lo externo sólo sufriremos ya que nuestro interior es lo único que podemos cambiar en esta Vida (lo demás -intentar el cambio de “los otros” sin haberse depurado de ira, intolerancia, soberbia, rencor, mezquindad, reactividad… es imposición, represión, compensación psicológica… todo redundando, siempre, al Ego).

Además, los juicios parcializados son concluyentes a través de los comportamientos y textos de los personajes… pero ningún juicio es Real porque cada uno elige qué hacer con su propia vida (la justicia humana es mundana, de este mundo; la “justicia divina” no existe porque ES Amor).  Aún así, esos personajes tienen reacciones comunes y por serlo, con aquellas se identifican casi todos los humanos sobre este planeta en falsa búsqueda de aceptación grupal y social (necesidad de pertenencia -por mala autoestima- y negación del rechazo que se recibiría al hacer las cosas “al revés” y ser visto como anormal por no ser borrego).

Mientras más juzgamos, más reforzamos a nuestro ego, totalmente opuesto a la espiritualidad… y es el ego el que ha creado toda la violencia de este presente y de la que algunos se regocijan creyéndose “fuertes” mientras minimizan a los que aquellos creen que son “débiles”.

Así, esta es otra telenovela comprimida con esencia similar a Eclipse Total, de otro autor.  Parece un documental añejo que me muestra vidas ajenas… ideal para quienes quieren chismear de otros y meterse en sus vidas por no tener vida propia ya que no hay un final altivo que genere reflexión en la mente del público para dejar de ser “como todos” y empezar a vivir una vida propia con ideas propias, labrando una senda personal y tomando Responsabilidad Total por la Vida que ha tocado vivir.

Fue escrita por Roberto Angeles y Augusto Cabada.  Es producida por Viaexpresa colectivo teatral, es dirigida por Sergio Llusera.  Actúan Diego López, Emanuel Soriano, Rodrigo Palacios, Vera Castaño, Sebastián Rubio, Alexa Centurión, Vania Accineli, Oscar Meza y Daniela Baertl.

 

EL CAMINO A LA MECA en el Teatro El Olivar

el camino a la meca en el teatro el olivarVa bien leer el programa de mano antes de entrar porque ayuda a entender el video inicial que intenta enfocarnos en el ambiente interior que aparece amplio por haber sido diseñado marcando la horizontalidad.

Es un sólo laaaargo acto con 2 escenas separadas por una fotografía bien lograda que contrasta por su frío color contra la calidez del color total de la obra, y en el que, a través de cháchara interminable pero bien calzada, nos metemos en la vida de una escultora auto-didacta flanqueada por 2 personajes, todos con distintas personalidades y con enfoques muy diferentes sobre la vida que los relaciona.

Esta obra sudafricana raspa temas como el amor de pareja y el activismo, la represión y la discriminación, temas sempiternos en la mente colectiva, pero se centra en la frustración que crea vivir siguiendo estereotipos sociales y estar dentro de la inmovilizante zona de comodidad, actitudes mal aprendidas (que sólo nos crean sufrimiento) y extendidas en falsa creencia de que sufriremos aún más a través del rechazo del montón cuando hacemos algo que no es “aprobado” por ese montón  (lo que sólo es una prueba sustancial de ignorancia y de vacío espiritual).

Nos muestra, además, que empezaremos a brillar cuando encontremos a nuestro Niño Interior que no se rige por estatutos ni protocolos (que son sólo ego como todas las formalidades existentes y con esencias muy opuestas a la del Respeto real); y ese Niño Interior nada tiene que ver con inmadurez emocional sino con el real Vivir enseñado por los grandes maestros espirituales (los sinceros) de la historia, aquellos que nos dicen que Menos es Más tal que vivir sin juzgar y sin apegos es lo único que nos garantiza la Felicidad verdadera y total porque sólo se busca aprender a través de la experimentación y del conocimiento -en ese orden- porque lo demás, son sólo alegrías momentáneas y compensaciones psicológicas (la mayoría).

Ese Niño Interior es sinónimo del Cambio Interior, al que uno debe aproximarse a través del entendimiento del Todo, alcanzado cuando se entiende que Nada hay para Entender, sin ser contradictorio porque están en distintos planos.

De esta forma, aquellos que se creen muy “maduros” y con alto grado de “responsabilidad” sólo se privan de lo mejor que tiene la vida para ofrecerles debido a sus falaces creencias de que ser “serios” es una muestra de lo “mejor” que tiene esta sociedad… pero lo lamentable es que la Seriedad, tal como el Respeto y la Responsabilidad están torcidas a conveniencia y, chuecas, han sido transmitidas como mala herencia por esta civilización de la inmediatez, por tanto, vana y sin paciencia.

Aunado, esta obra es una crítica -amable- de la intoleracia eclesiástica junto con la intolerancia racial del momento que vivió el dramaturgo y que motivó este producto que, tal vez, en su momento tuvo como “moda” largas conversaciones a modo de novelas comprimidas en un par de horas que buscaban motivar a la reflexión… ésta, lo logra… y ese es el trabajo altivo del teatro.

Fue escrita por Athol Fugard y es dirigida por Mikhail Page. Actúan, con excelentes interpretaciones: Michella Chale, Milena Alva y Alfonso Santistevan.

CIRCOLOOP en el Teatro Ricardo Blume

circoloop en el teatro ricardo blumeEs el tercer espectáculo de la serie llamada Charivary de la buena Tropa del Eclipse.

Esta presentación tiene corta duración (es esforzado para la tropa aunque no lo parezca) y es más que suficiente para toda la familia -arregla el día- porque las risas sobran y se hacen más entrañables con cada espectáculo que nos ofrecen.

La música en vivo y la participación del público hacen que sea humano, divertido, querible.  Las habilidades o destrezas son el pivote aquí, con bastante buen humor.  Pequeñas redundancias llegan a copar la hora de presentación pero son minimizadas por su pasión y el constante trabajo notorios.

Están afinando sus presentaciones con más presentaciones… es la única forma para lograr maestría.  Hay que seguirlos y ver cómo evolucionan, ganan en elegancia y comunican más con menos.

 

ECLIPSE TOTAL en el Teatro PUCP

Eclipse total en el Teatro PUCPMemorable es, como siempre, la actuación de Fernando Luque, sea en comedia, sea en drama intenso; esa pasión por su profesión es lo que hace que esta obra tenga algo trascendente porque, de bueno, tiene la dirección de Roberto Angeles y un par de interpretaciones experimentadas y, además, poco mobiliario y vestuario suficiente como la utilería… lo que centra la atención sobre las actuaciones.

La música en vivo… fue elegida para entonar con esta obra en el lado oscuro del humano: gris, que presenta ego puro, aquel que destruye porque impide buscar en el interior personal produciendo vidas ilusorias estructuradas sobre expectativas ajenas: un dios, por ejemplo, del que se espera sea arreglavidas y castigador en franca ambivalencia; mientras, autodestrucción y arrastre del entorno hacia esa misma miseria lanzando culpa a los demás para no tomar responsabilidad total sobre la vida propia (que es lo único que podemos cambiar).

Son 2 actos que nos mantienen sentados 150min… parecen una telenovela compactada que culmina en el dolor de mi cintura.  Me fue imposible conectarme con este producto de Christopher Hampton, utilizado como una oda a la poesía por los 20 años del Centro Cultural PUCP.

Se puede leer que los poetas son oscuros, que los homosexuales son autodestructivos, que el autor es dicotómico… o se puede tomar como una documentación de la vida de los poetas Verlaine y Rimbaud, franceses antiquísimos.  Quizá sea una obra curiosa para estudiosos de la poesía francesa o para seres identificados con el contenido de sus poemas; quizás atraiga a otros seres autodestructivos en celebración franca de un común deseo para que este mundo desaparezca… la especulación sigue, el mensaje se diluye para terminar en frases estereotípicas: “así es la vida”, “pobrecitos”, “cómo puede haber gente que sea así” y demás juicios insensatos por ignorantes.

Lo que sí puedo sentir es Compasión por los seres que viven de esa forma y por los que tratan de extender ese falso sentimiento que entra en nuestros corazones por mano propia llamado sufrimiento, autoconmiscerándose y esperando que otros los salven de sus propios demonios (mal heredados y mal aprendidos); tal vez esa es la misión de esta obra para mi vida… así, cada uno tendrá su lectura, cada uno interpretará su mensaje, cada uno decidirá si desea vivir su propia vida o quiere que otros le indiquen cómo y cuán intensa vivirla… y, lamentablemente, esta civilización se caracteriza por esta última postura facilista (el facilismo es debilidad, es una variable del vacío espiritual, tal como lo es la destrucción).

También actúan: Fabrizio Aguilar, Ingrid Altamirano, Lizet Chávez, Carlos Cano, Gianni Chichizola, Mariano Sábato y Sasha Settembrini.

PERIPLOP en el Teatro Ricardo Blume

periplop en el teatro ricardo blumePeriplo con vida de payaso; Plop, posteridad en el recuerdo de otros payasos y en la memoria de buenos corazones que ríen con ingenuidad, de aquella que nos acerca, nuevamente, a nuestra niñez sincera y verdadera (pero oscurecida por lo que creemos que “debemos ser”).

Este es el segundo espectáculo de La Tropa del Eclipse dentro de su repertorio Charivary, donde sobran las risas aunque es un homenaje a los cómicos desaparecidos de nuestra historia (la de la humanidad), maestros en su campo por tener una increíble esencia, es decir, un Alma que buscaba -y sigue haciéndolo- limpiarse a sí misma compartiendo su talento con todos a través de la risa (un bien esquivo actual).

La calidad del sonido es excelente como el vestuario, el talento lo es más y, mejor aún, la entrañable caja donde recogen lo que nos piden… inmaterial, emotivo, para siempre.

Sólo dura 60min, es para todos, es para ser parte del espectáculo teatralizado, es para ver con el corazón abierto y dejarse contagiar con su humor afinado presentado con elegancia pero sin perder la común calle que a todos nos une una vez ponemos el pie fuera (aunque creamos lo contrario).

Nos transmiten buena emoción (si la dejamos entrar) para terminar un día maravilloso, queriendo tener grandes zapatos coloridos que nos hagan volar en vez de afirmar la pisada en este pesado mundo material y, también, una nariz roja (aunque sea la del resfrío que se viene en invierno que, con ayuda de sendas pastillas, nos permite comportarnos sin hipocresía y reír un poquito más… aunque sea…).

Vale verlos, recomendarlos y, más, reír con ellos desde el corazón…

CANCIONES PARA MIRAR en el Teatro La Plaza

canciones para mirarAlberto Isola dirige… garantía de estar bien puesta porque es el director experimentado y con el teatro en la sangre el que hace que una obra transmita; y dirige a Andrés Salas, Alejandra Guerra, Carlos Victoria, Miguel Alvarez, Erika Villalobos e Irene Eyzaguirre, quienes forman un grupo colorido e histriónico (en el mejor sentido) con buenas voces e interpretaciones, sudando por el constante esfuerzo y por las luces intensas que los hacen ver no-humanos para mostrarnos a personajes muy humanos, gráciles y entretenidos.

Esta es una obra familiar de Maria Elena Walsh, y no sólo infantil, porque está creada para compartir, con los niños, el amor por las canciones (antiguas, en esta ocasión) y para inculcarles la afición sublime de Mirar Teatro (no sólo verlo) y, además, para prestar buena atención a las letras de esas canciones que mucho nos dejan y siempre con una gran sonrisa dibujada en el corazón… así, esta es para un niño simple y para que la disfrute un adulto con interior de niño (aquel niño que, de no estar extraviado en un opaco y estresado interior, nos encamina a la real Felicidad alejándonos de los apegos emocionales y materiales).

Salí con una buena emoción deseando bienestar y más teatro para este elenco y para La Plaza por darnos una obra sincera y graciosa, ocurrente y cercana y que, pasando los 80min avanza rapidísimo y llena el espíritu por su total buena hechura.